Eso de quejarse...


... no está nada bien.
Me quejaba por estudiar, por tener que caminar, por estar "angustiada", entre otras cosas.
Después de bastante tiempo sin vernos, hablamos con Carolina. Me comentó que tiene que rendir un sin fin de exámenes para convalidar su título en Chile. Aunque ya es una médica recibida, sigue estudiando para más evaluaciones. Minutos después, cené con Daniel. Él estuvo hasta la madrugada de hoy haciendo trabajos prácticos y aun le quedan tres trabajos finales por presentar antes de acabar el cuatrimestre. 
Mientras iba a reunirme con Sabri después de cenar, vi a un hombre que intentaba reparar su vehículo. Sus dos muletas estaban apoyadas en el auto, no tenía una pierna.
La semana pasada conocí una familia a la que le sobran los problemas... ¡Y yo quejándome de "angustia"!  
Hay gente quejándose por todos lados,
¿Por qué no hacer la diferencia y empezar a agradecer?

Después de todo, ¡Tengo tanto para agradecer!

Comentarios

Vale Enciso ha dicho que…
Sería bueno legalmente..

Entradas populares