Contesta

Había perdido mi carpeta celeste. En bedelía me dijeron que no la encontraron, y solo tenían cuadernos en la caja de cosas perdidas. Me arrodillé en la sala de mi departamento, pues esa carpeta contiene muchas copias importantes.
Cuando volví a aulas, y miré de reojo hacia la Bedelía, no lo podía creer. ¡Ahí estaba! encima de la caja de cosas perdidas.
Dios contestó nuevamente una oración. ¡Gracias!

Comentarios

Oscar A. ha dicho que…
Dios nos muestra su amor a gran escala, pero tb en cada milimetro de ella. Que pases un feliz sábado!

Entradas populares